I wish a wig

sábado, 4 de julio de 2009


Tai: ¡Ya puedes esconderte bien, Stitch, que te voy a encontrar de todas formas! ¡Jijijiji!




T: ¡Ajá!! ¡Te he visto! ¡Ahora te toca a ti!




T: ¡No, no, qué haces!! ¡No entres ahí, que esa caja es de Noa!




Stitch: ¿wapo?
T: Halaaaa, qué peluca más bonita... seguro que es muy suave.



S: ¡Bai!
T: ¡Espera, no la tires así!



T: Hala, sí que es suave la peluca, y tiene un color súper chulo.




Noa: ¿Se puede saber qué es este jaleo?
T: ¡Ah!!



N: ¡Pero bueno! ¿Qué ha pasado con las pelucas?




T: ¡Lo siento, lo siento! ¡Yo no quería que se cayeran!
¡Por favor, Noa, no me castigues!! ¡Buaa! ¡No les ha pasado nada!
¡Las recogeré, te lo prometo! ¡Buaaa!!



N: ¿Pero qué estás diciendo? Deja de llorar, anda.
T: Sniff, sniff...




N: A ver, cuéntame porqué crees que te voy a castigar. ¡No has hecho nada malo!




T: Es que... siempre que tocaba algo por accidente me castigaban (snif)... y luego tardaban mucho en curarse las heridas... Tenía miedo, siempre lo tengo.



N: Pero no puedes vivir creyendo que todos te vamos a pegar por lo que haces, Tai. Nosotros no vamos a castigarte.
T: Ya... lo siento... es que no puedo evitarlo.



N: Las pelucas no se han estropeado, así que no pasa nada, ¿no?
T: Supongo...



N: Además, las tengo para usarlas, así que haz lo que quieras con ellas.
T: ¿Eh? ¿De verdad?



N: ¡Toma, claro! ¡Pruébate esta, a ver qué tal!




T: ¡Jo, cómo mola!! ¡Y qué suave es!! ¡Muchas gracias!




N: Y para mí, ésta.
T: Oye, Noa, ¿y para qué te pones pelucas?




N: Para que los tipos que me pagan no sepan quién soy en realidad.




T: Jo, qué lista eres. Si yo hubiera hecho lo mismo a lo mejor no me hubieran encontrado.
N: No digas eso, cielo.



Leo: Perdona, Noa, necesito ayuda con el agua cal...
T: ¡LEO!!!!



L: ¿?
T: ¡Estamos jugando a las pelucas!
N: ¡Vente un ratito!


L: ¡¿Tú usas pelucas?!!




N: Pues si ^.^
T: ¡Para esconderse de los tipos que le pagan!



L: ¿Los tipos que te pagan?
N: Jeje, no le hagas caso, ya no me dedico a eso.



N: Ahora sólo me las pongo para cambiar de look. ¿No quieres probarte alguna?




L: N-no, gracias, yo ya llevo... ¡¡ES DECIR!!! Que no quiero molestar...




T: ¡Toma, Leo, pruébate esta!
L: ¿N-no te importa?
N: ¡Si están para eso!



N: ¡Halaaa, qué bien te queda el azul!!
T: ¡Jo, Leo, cómo molas!
L: Jajaja, bueno, ya vale, ¿no? Jajaja



N: Yo creo que estarías más guapo si te quitaras los pelos de la cara.
L: ¡NO, DÉJAME!



N: Bueno, tampoco había que ponerse así. Yo sólo quería ayudar.
L: T-toma, Tai, será mejor que te la pruebes tú...
T: Hala, me queda muy grande.

4 comentarios:

Rei_Yagami dijo...

Qué graciosa la fotohistoria.

Pobre Tai que pensaba que le iban a castigar y Noa es un cielo. Por cierto ¿ya no se dedica a la prostitución? Si siempre está buscando clientes en las quedadas. XD

Al ver que iba de pelucas y se asomaba Leo creia que iba a quitarse la suya... ya me entiendes.

ReinaMuerta dijo...

Ya queda poco para eso!! Ahora que por fin lo tengo completo del todo, será la siguiente. Otra fh eterna, jajajaja.
Lo de las quedadas es deformación profesional, ya sabes XD

Jessica Mars dijo...

XDDDDDD
Yo tambien pensaba q se quitaria la suya... XD
Que gracioso Tai con la roja.. XD
En mi blog de nenes tambien anda la cosa de pelucas... un poco ^^ XD

Pandora Dragonfillies dijo...

Me tienes enganchada a tus fotohistorias jodia! Si es que Tai es tan mono >< y Noa... y Leo... xD adoro a tus pekes ya lo sabes jeje y esta fotohistoria me ha encantado. Estoy deseando ver a Leo con sus ojos nuevos, enseña ya esa preciosa carita leñe!

Publicar un comentario en la entrada